jueves, 30 de octubre de 2008

Hoy se suicidó Luis, un exalumno de 18 años


La noticia fue inmensamente triste y shockeante. Luis se colgó de un árbol. 18 años. Exalumno de una de las escuelas de nuestra Comunidad. Impresionante.

Impresionante por cómo era él, porque siempre miró a los otros, miraba a los jóvenes de su barrio, a los niños, a los chicos y chicas, miraba al futuro, pensaba, y avisaba, pedía socorro, solicitaba ayuda, pensaba, razonaba, cuestionaba, expresaba su angustia en las asambleas de niños que tuvimos, en los encuentros de niños, en las reuniones que hicimos para reflexionar sobre la vida y los valores... Y todo eso parece haber sido absolutamente pobre ante lo que hizo hoy. No sé por qué se mató, pero se colgó, no sé si se mató o si se murió, no sé si se escapó o si prefirió morirse para no claudicar, no sé si se deprimió, si se confundió o si enloqueció, el detonante no me importa, miro su trayecto, miro su historia, y veo un cometa, que pasa deshaciéndose, que pasa derritiéndose mientras se acerca al sol, como dando un mensaje desparramado, inconexo, pero dando lo que tiene.

Y lo que hizo hoy no debe ser leído a la ligera. Hay que descubrir todo el mensaje que hay encerrado, y tendremos que tener el coraje de dejarnos traspasar por el mismo. Lo que yo propondré a continuación será mi apreciación, pero Ud. puede agregar lo suyo, y lo invito a que lo haga.

1. A mí me dijo que no deje de hablar aunque suene a poco.
2. A mí me dijo que no deje de mirar aunque lo que vea no me guste.
3. A mí me dijo que no deje de oír aunque me rompa los oídos lo que tenga que oír.
4. A mí me dijo que no deje de trabajar aunque me canse.
5. A mí me dijo que no me borre, porque hay quienes necesitan mi presencia.
6. A mí me dijo que no espere sino que trabaje.
7. A mí me dijo que no huya, sino que me quede.
8. A mí me dijo que no trate a la ligera los problemas de los niños ni de los jóvenes, porque no tienen tantas armas como los adultos para enfrentar las angustias.
9. A mí me dijo que siga hablando de los valores para que no se tomen como valores lo que sólo deja vacíos enormes en el corazón y en la mente del ser humano.
10. A mí me dijo que siga educando, para que otros no se maten, y para que otros no sigan viviendo matándose al elegir un estilo de vida vacío.
11. A mí me dijo que rece para que Dios siga hablando porque en medio de tanto ruido no sea silenciada su voz.
12. A mí me dijo que ame para que tienda la mano a todos los que como él buscaron ayuda siempre, y que ame más para que la tienda incluso a los que no buscan ayuda.
13. A mí me dijo que no declare insalvable a nadie.
14. A mí me dijo que no busque resultados para que no me los apropie.
15. A mí me dijo que obre, sume ayudas, sume esperanza, sume obras, sume alegrías, sume cada día, a todos los que cada día suman sus obras y esperanzas y alegrías y servicios de amor silenciosos.
16. A mí me dijo que sea héroe en el silencio de cada día.
17. A mí me dijo que no me la crea, que sea humilde.
18. A mí me dijo que no me imponga, sino que proponga siempre.
19. A mí me dijo que no discuta, que no hiera más, que no lastime más.
20. A mí me dijo que lo baje del árbol con silencio y respeto, que lo entierre y que me ocupe de los vivos para que vivan y que no los deje morir mal.

Sume Ud. lo que le dijo, y aprenderemos.

Luis, querido, te pongo humildemente en los brazos del Padre creador que fue el testigo fiel de lo que en tu corazón hubo en tus últimos momentos. Él sabe. Le pido que su amor te rodee, te libere del pecado y de la muerte y te haga feliz para siempre.

7 comentarios:

Taller de Literatura y Reflexión Cristiana "Padre Seráfico" dijo...

Creo que Luis se parece a Judas, se suicidó de la misma forma, Judas como Apostol también debió ser un buen discipulo, no lo conocí a Luis, y por eso pienso en abstracto, trato también extraer la teología desde la muerte y encuentro un hombre que a pesar de sus 18 años no pudo aceptar el peso de su propia cruz...

----------------

Gracias Padre Juan, sinceramente es una alegría que siga de pie, como decía Lita una amiga de mi mama, no se puede estar en contra de los que luchan, Gracias, sus palabras son semillones en nuestro corazón...

quetzalina dijo...

hola padre Juan, me encanta que pueda acceder al mundo virtual. El hecho de su partida se llenó de humo. Muchos creen que está en el rincón en penitencia. Otros que va a morir repentinamente(porque no sabes que hace la dieta ya debe estar irreconocible de flaquito). Lo cierto es que Ud sí sabe abrir ventanas. Quizá lo que sucedió con Luis pone las cosas mas claras. Ud tiene ganas de vivir y eso es bueno, porque Jesús resucitó para decirnos que la vida tiene chance de ganar. Siga adelante y sepa que oramos pos sus salud todos los días. Angélica Cores

Anónimo dijo...

Luis está muy lejos de ser "judas", él desde niño gritó para que le ayuden a cambiar la vida a su alrededor, que le permitan construir un lugar donde crecer, pero no solo, él pidió por todo su Barrio, él pidió por el futuro, él no tenía mas fuerza que para pedir, que no es poco animarse a declarar que hacía falta hacer algo. Él era muy humilde, sin recursos y sin padre.
Él tuvo muchos hermanitos y una madre y una abuela que lo contuvieron como pudieron, él tuvo maestros de una escuela muy pobre que le dieron mucho amor y lo valoraron como persona, él no quería salir de la escuela por no perder eso que tenía, pero la edad lo superó y hubo que lanzarlo a otro vuelo, con la esperanza que no troncharan ese vuelo con la bala feroz del mal y la indiferencia, pero no sucedió. Los que lo amamos por él no lo pudimos evitar, los demás no oyeron el grito de la víctima y no se jugaron por él. Por eso en su sepelio los jovenes de su edad caminaban como llevando el mundo en sus espaldas ¿Quien se ocupará de ellos? Dios nos bendiga

Anónimo dijo...

Dale Señor el descanso eterno..
sin palabras , que Dios lo tenga en su santa gloria.. amèn
PazenlaTormenta

miriam dijo...

Descansa en paz Luis, al igual que todos los que deciden partir de este mundo por voluntad propia. no te conocí, no sé tu historia, pero SÍ SÉ con total seguridad, que Dios, TU DIOSITO, MI DIOSITO, NUESTRO DIOSITO, es Amor, puro Amor, solo Amor, y como todo padre PERDONA, SIEMPRE PERDONA, y en este momento te estará cobijando entre sus brazos.
los adultos, cada uno desde su lugar en esta sociedad, debemos educar para la vida en Cristo a nuestros niños y jovenes . es una tarea ardua, costante, permanente y muy, muy dificil, pero quizá, los que somos simplemente padres , debemos rezar constantemente para que Jesús nos ilumine y guíe en nuestra tarea.
todos debemos ser Quijotes, no solo ud. padre Juan, que con seguridad lo es, porque hay muchos molinos de viento contra los que luchar.
pidamos a nuestro Señor capacidad de discernimiento para verlos y fortaleza física y espiritual para vencerlos.
pido a cada persona que lea estas líneas que rece por la salud de nuestro Padre Juan, tan querido por tantos.
un abrazo sincero y profundo.
miriam

Anónimo dijo...

A mí me dijo que tenga compasión y que no juzgue.
A mí me dijo que sea misericordioso y que deje el juicio para Dios. No me toca a mí juzgar.

Anónimo dijo...

A poco más de un año de la muerte de Luis, el 13 de noviembre de 2009, se ha suicidado otra joven de 18 años en Perú.
Es un grito renovado, un nuevo sacudón.
Lo siento como un llamado a trasmitir la alegría de la vida, el sentido y valor de la vida.
Cada persona es importante y valiosa, y muchas veces no se lo decimos ni con palabras y mucho menos con actitudes.
Este punto de las actitudes hacia el otro es el verdadero lenguaje que entienden las personas:
Respeto.
Escucha.
Respuesta.
Cuidado.
Cariño.
Comunicación desde lo vivencial.
Entusiasmo por la vida.
Agradecimiento.
Y cada una de las mil formas en que el amor puede manifestarse en lo cotidiano, o en los encuentros personales.
Revisemos nuestras actitudes hacia los otros.
¿dialogamos o peleamos?
¿escuchamos o imponemos nuestro parecer?
¿sentimos en lo profundo de nuestro corazón que el otro vale, que tiene derechos, que es libre?
Las preguntas son muchas más, cada uno se hará las propias.
Lo importante es cambiar las actitudes, cambiar nuestro corazón.